web analytics

Y vamos buscando La Vida

lisboa, cais do colunas, portugal, travel, travel photography, black and white, landscape, tejo, tagus, tajo, rio, water

Cais Do Colunas
Lisboa 2014

Ya no parece que fue ayer cuando a mi puerta tocó aquella frase tan decisiva, se siente lejano. Era quizás finales de 2010 o quién sabe, tal vez, mediados de 2011, por esa época estaba tan deprimida que los días pasaban sin secuencia, todos parecían una noche eterna.

Vivía yo en un sótano oscuro(literal y figurado), el aire más viciado, todas mis carencias y yo ahí reunidas, mis cuentas en cero,  estaba ya en el fondo, creyendo que antes lo había tocado,  pero no, ese era el fondo de todo y de nada.

Me había mudado no hace mucho, no hace mucho le había dicho Adios a quien para ese entonces fue el más amado, estábamos solas, mi niña y yo; solas y en el sótano, hasta que Perla tocó a mi puerta, y ya no recuerdo todo lo que me dijo, estaba muy molesta, sólo recuerdo que en medio de su histeria me dijo:
-“Cada quien vive como quiere y se busca su vida, búscate la tuya”

Y entonces todo fue silencio, ella seguía vomitando su ira, pero en mi mente sólo había silencio y esa frase rebotando de lado a lado en las paredes de ese espacio vacío que yo era, ella tenía razón y yo lo sabía, porque para ese entonces yo ya sabía – al menos en teoría – que nuestros pensamientos crean nuestra realidad, pero yo simplemente no podía operar desde tanta tristeza y tanta oscuridad. Sin embargo ella tenía razón y sus palabras se sembraron en mi como quien siembra la semilla que germinará en el tiempo correcto, y el tiempo correcto llegó, el tiempo correcto siempre llega.

Entonces busqué ayuda, porque cuando uno toca fondo y no logra levantarse es preciso aceptar que se necesita ayuda, y la ayuda llegó. Los años pasaron, el foco se fue haciendo cada vez más nítido y toda aquella situación tan negativamente surreal se hizo intolerable, la semilla germinó y empezó a crecer…

Sentía que la vida que yo quería estaba distante y tenía mucho camino que andar, y empecé a andar, como un bebé dando tumbos, como un lesionado en rehabilitación, me ha tomado años ir construyendo la vida que imagino sin que sea ya relevante los tropiezos ni extravíos iniciales, pues hoy entrando en el Otoño de 2016 todo en mi vida, en mi, todo ha cambiado tanto y para mejor desde aquel día que aquella mujer me hablaba enfurecida, que puedo decir:

-“Si! A pesar de los sacrificios que voy haciendo ahora si transito la vida que merezco y voy sin prisa pero sin pausa hacia aquello que siempre he anhelado.”

Para uno hacerse de la vida que uno desea y merece toca a veces (quizás muchas) jugárselas todas, y perder y volver a empezar para volver a jugar, toca saber ser egoísta cuando es necesario para poner por delante las prioridades en orden e ir conquistándo territorios que antes le pertenecían a otros, territorios del alma, como el amor propio.

Desde que esto está sucediendo en mi vida presto mucha más atención a cómo sucede en las vidas de los demás, en especial aquellas personas que son parte de mi historia, veo a los otros con sus vidas en paralelo a la mía haciendo exactamente lo mismo cada quien a su manera, quizás resonando en el mismo instante o aún empezando, o aún por empezar, o más adelante y avanzados en sus logros, y los veo mientras hago un ejercicio de humildad, para que no se me olvide desde dónde vengo y hacia dónde voy en esta travesía que a todos nos toca por igual, unos más conscientes que otros, unos más dueños de si mismos que otros, pero por igual.

F!



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*